En Ejercicios de estilo (1947) Raymond Queneau narra un incidente trivial de 99 maneras distintas. Es uno de esos libros de imposible clasificación, una obra literaria con un fuerte componente metaliterario o tal vez “paraliterario”, como indica Antonio Fernández Ferrer en el prólogo de su excelente traducción (Ed. Cátedra, 1993).

Ejercicios de estilo es un claro ejemplo del uso de una restricción literaria (escribir 99 veces la misma historia) como un motor creativo, una de las características del movimiento Oulipo, del que Raymond Queneau fue uno de los fundadores.

Nos revela Fernández Ferrer que el origen de Ejercicios de estilo no es literario, sino musical, ya que fue inspirado por El arte de la fuga de Bach, considerada como “construcción de una obra por medio de variaciones que proliferaran hasta el infinito en torno a un tema bastante nimio.”

Umberto Eco, que tradujo Ejercicios de estilo al italiano, destaca que Queneau transforma conscientemente los valores estéticos asociados a las figuras de la retórica con el fin de lograr sus propias exploraciones paródicas y lúdicas del lenguaje.

En cuanto al autor, Raymond Queneau (El Havre, 1903-1976) estudió matemáticas, filosofía y psicología en La Sorbona. Perteneció a la Academia Goncourt y formó parte del curioso movimiento surrealista conocido como Patafísica. En 1960 fundó, junto a François Le Lionnais, un grupo de investigación literaria y científica llamado Oulipo (Ouvroir de littérature potentielle, o Taller de literatura potencial). Amante de las matemáticas, Queneau intentó aplicar normas aritméticas en la construcción de sus obras.

La obra fue presentada dentro del marco del homenaje a Oulipo que organizaron el MALBA y la Alianza Francesa de Buenos Aires en 2007.

.

Elenco: María Comesaña, Federico Buso, Debi de Hasburgo y Jackie Parisier.

Teatro: MALBA y Alianza Francesa de Buenos Aires.

.